jueves, 12 de noviembre de 2015

La estafa por correo electrónico.

estafa correo electronico
Mucho he escuchado y leído sobre las estafas y timos con los que te puedes topar en Internet, pero nunca me había tenido que enfrentar a uno de forma tan cercana como ocurrió hace apenas unos días en mi trabajo. Les cuento.

En la empresa para la que trabajo, trabaja también la asistente del director general, quien tiene más de veinte  años trabajando para él. Entre muchas cosas como llevarle la agenda, resolverle problemas cotidianos para los que el director no tiene tiempo que dedicarles o comprar los boletos para los viajes, en muchas ocasiones también se encarga de realizar algunos pagos que le encomienda el jefe.

Esta asistente, a quien para fines prácticos llamaremos Lupita, no es, ni mucho menos, un usuario experto en cuestiones tecnológicas, por lo que se le suele dar mal un cambio de computadora, de teléfono o cualquier cambio tecnológico que implique aprender algo nuevo, por lo que es muy común que me busque para ayudarla con pequeños problemas que se le presentan en su diario trabajo, así que no me pareció nada extraño recibir una llamada desde su extensión.